miércoles, 27 de junio de 2012

'El hombre que quiso matarme', de Shuichi Yoshida: intensa y psicológica

La soledad, la obsesión y una cierta falta de habilidades sociales son algunos de los aspectos que tienen en común los personajes de esta novela. Tenemos al joven y retraído Yuichi, apasionado de los coches y dedicidamente torpe en las relaciones personales. A Mitsuyo, que encuentra en él un rayo de luz para su apática vida. Y a Yoshino, muchacha con más caras que un prisma que a la postre se convierte en la víctima que desencadena esta narración.

Su muerte se produce de madrugada en el puerto de Mitsuse, al sur de Japón, un lugar sobre el que corren muchas leyendas acerca de fantasmas y apariciones. Aquella noche había quedado con un chico, pero ni siquiera sus amigas conocían realmente su vida privada. ¿Con quién estuvo y quién terminó quitándole la vida? ¿Qué ocurrió en aquella solitaria carretera? Estas respuestas se van ofreciendo a lo largo de la lectura, pero lo cierto es que el misterio siempre se mantiene en un segundo plano frente a quienes de verdad importan: los personajes, tanto los nombrados anteriormente como otros tantos que van apareciendo, todos presentados con gran detalle psicológico y emocional.

De hecho, es el carácter psicológico de esta novela lo que la hace muy interesante. Este detalle parece ser en común entre los autores de la actual novela negra japonesa, como ocurre con Natsuo Kirino ('Out') y Keigo Hashino ('La devoción del sospechoso X'). En el caso que hoy nos ocupa, el autor Shuichi Yoshida se desenvuelve con igual soltura con personajes masculinos y femeninos. Retrata bien su carácter, sus aspiraciones y mezquindades, así como su relación con los demás, que como hemos visto en tantas otras obras, en Japón suele basarse mucho en las apariencias.

'El hombre que quiso matarme' es una buena forma de adentrarse en el Japón contemporáneo, en la realidad de poblaciones de pequeño o mediano tamaño al sur del país. Su principal baza es el retrato psicológico de sus protagonistas, y además alcanza momentos de gran intensidad emocional, sobre todo en el tramo final de la obra. Sin lugar a dudas, una lectura recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada