lunes, 4 de junio de 2012

'La huella del pájaro', de Max Bentow: un thriller de manual

Para que un asesino en serie destaque y llame la atención de investigadores y medios de comunicación (o en nuestro caso, de los lectores), es necesario que se busque un modus operandi llamativo y lo más cruento posible. Una lección que tiene bien aprendida el asesino que acecha en las sombras de esta novela, pues se dedica a dejar pájaros muertos en el vientre de sus víctimas, entre otras lindezas que hace con sus cuerpos antes de darse a la fuga.

'La huella del pájaro' es la presentación no solo de este sanguinario criminal sino también la de su némesis, el comisario Nils Trojan, que hará lo posible por conjugar la investigación del caso con sus preocupantes ataques de pánico que lo han llevado a visitar la consulta de una guapa psicóloga, llamada Jana Michels.

Trojan responde así al arquetipo de investigador habitual en la novela negra: inteligente pero atormentado, valeroso pese a sus miedos internos, incapaz de hacer convivir su vida profesional y personal. Pocas sorpresas en ese sentido, por lo que aunque el personaje cae simpático desde las primeras páginas, le falta esa chispa y ese carisma propios de otros investigadores para terminar de quedarse con el corazoncito del lector.



Y si el protagonista está modelado en base a los estándares de la novela negra, lo mismo ocurre con el desarrollo de la trama. Todo responde al manual: desde la forma de dosificar la intriga, hasta la introducción de ciertos personajes para desconcertar al lector, pasando por el prólogo que nos acerca a un episodio en la vida del asesino o el inestable mundo interior del protagonista. Max Bentow conoce bien los ingredientes de un buen thriller y los usa de forma adecuada para conseguir una lectura intrigante.

Sin embargo, le faltan ciertos ingredientes que habrían terminado de dar cuerpo al libro. Por ejemplo la ciudad, Berlín, que no pasa de ser un telón de fondo para la acción cuando tantos otros autores aprovechan para hacernos una radiografía precisa y profunda del lugar donde viven. Más importante aún, la profundidad de los personajes, que como dije anteriormente, no terminan de salirse del arquetipo. Por último, el propio asesino en sí, que no resulta tan interesante a nivel psicológico como cabría esperar.

'La huella del pájaro' es ideal para los lectores que busquen un misterio bien construido pero tampoco esperen mayor trascendencia en sus reflexiones. Puede que esos ingredientes que le faltan los vaya añadiendo a la mezcla con próximas entregas; no en vano, esta es la primera novela de su autor. El regreso del comisario Trojan será pues la prueba de fuego para saber si seguiremos estando ante un buen creador de thrillers (lo cual tampoco está mal) o ante una nueva voz a tener en cuenta en el panorama de la actual novela negra europea.

5 comentarios:

  1. Por lo bien que lo explicas, creo que de momento pasaré de esta novela.
    Gracias por ayudar en la criba. Slds

    ResponderEliminar
  2. Una pena, pintaba bien, pero por lo que dices le falta chispa. Pues uno menos a la lista!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, su lectura no se llega a hacer pesada, pero le falta un puntito de carisma para destacar entre las muchas novedades de novela negra que hay actualmente.

      Eliminar
  3. De acuerdo. Me ha gustado pero le falta un poco de fuerza narrativa en general, a los personajes, al ambiente ..... Espero que mejore con las siguientes entregas. Un saludo.

    ResponderEliminar