lunes, 20 de junio de 2011

'L.A. Noire': lucha contra el crimen en la meca del cine


Ayer terminé de pasarme el 'L.A. Noire' y me dejó tan buen sabor de boca que no he podido resistirme a hacerle una mención aquí. Para quien no lo conozca, un par de detallitos: 'L.A. Noire' es un videojuego de acción en tercera persona con toques de aventura gráfica de toda la vida, creado por la gente de Team Bondi y Rockstar ('Grand Theft Auto', 'Red Dead Redemption'...). Nos pone en la piel de Cole Phelps, joven inspector de policía que va ascendiendo dentro del cuerpo de Los Ángeles, pasando por distintos departamentos: Tráfico, Homicidios, Antivicio e Incendios.

No voy a entrar en la jugabilidad o el magnífico acabado gráfico de 'L.A. Noire' (deslumbrante la expresividad de los personajes), pues es terreno de otros blogs especializados. En su lugar, me centraré en la ambientación y el tono del juego, en los detalles que lo hacen atractivo para cualquier amante del género negro.

La acción nos transporta a la ciudad de Los Angeles, al ambiente de posguerra del último tercio de la década de los 40. Pese a que el desarrollo de la trama sigue un hilo determinado, sin tener tanta libertad de movimiento como en otros juegos, tenemos la oportunidad de recorrer la ciudad durante los casos, y comprobar así con cuánto mimo y detalle se ha recreado: desde los edificos lujosos del centro hasta las casas bajas de las afueras, pasando por carteles publicitarios, marcas comerciales... Además se incluye un total de 30 lugares importantes que podemos descubrir durante la aventura, entre ellos, el cine RKO, el Museo de Arte de L.A., el edificio Bradbury...


Otro punto a destacar es la banda sonora, que bebe tanto del jazz (no en vano, uno de los personajes secundarios más destacados es una mujer que canta en un garito llamado Blue Room) como del estilo orquestal de las producciones de Hollywood de la época. Todo ello compuesto para la ocasión, a lo que hay que sumar los programas de radio reales que podemos escuchar mientras vamos en el coche, así como canciones de artistas legendarios como Son House, Dizzy Gillespie, Dinah Washington, Billie Holiday...

Por último, en el modo de juego "Calles de L.A.", en el que vamos un poco por libre, tenemos la posibilidad de encontrar un total de 50 latas doradas (como las que contenían antaño el celuloide de las películas), y cada una de ellas se corresponde con algún clásico del cine negro: 'Detour', 'La jungla de asfalto', 'Cayo largo', 'Perdición', 'La dama de Shanghai'... Vamos, una lista de auténticas joyitas.


Y si la ambientación es soberbia, lo cierto es que el guión no se queda atrás. La historia se construye a partir de diferentes casos que debemos ir reolviendo para ascender dentro del cuerpo. Muchos de estos casos están basados en crímenes reales, como el de La Dalia Negra, que sirvió de inspiración para una novela de James Ellroy y su posterior adaptación a la gran pantalla de la mano de Brian De Palma.

Lo bueno es que no se trata de una serie de casos puestos en sucesión sin más, sino que muchos de ellos están interconectados. Además, entran en juego dos tramas paralelas a la principal: el tráfico de excedentes del ejército por las calles de L.A., y la experiencia de Phelps en la 2ª Guerra Mundial, que se nos cuenta a través de diversos flashbacks.

Vamos, que si tenéis en casa una PS3 o una XBox no deberíais pasar por alto este juego. Es como sumergirse de lleno en una de las grandes películas del género y vivir intensamente las peripecias y desventuras de sus protagonistas. Ojalá que tenga éxito y dé pie a nuevos títulos similares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada