lunes, 27 de junio de 2011

'Sin City', de Frank Miller: bienvenido a la ciudad del pecado


Frank Miller firmó esta fabulosa obra cuando todavía era uno de los putos amos del 9º arte. Las historias que componen el conjunto de 'Sin City' (autoconclusivas, pero con ciertos puntos de unión entre ellas) beben de la mejor tradición del hard-boiled, de la fotografía del cine negro de los 40 y del lado más violento y atormentado del género. Personajes y situaciones límite que se despliegan ante nuestros ojos dejándonos un regustillo metálico en el paladar y un olor a pólvora en las fosas nasales.

La venganza es plato habitual en los diferentes arcos argumentales del cómic, especialmente en el primero, 'El duro adiós', cuando su brutal protagonista emprende la búsqueda del asesino de la muchacha con quien compartió cama y soledad. Otros puntos comunes entre ellas son las altísimas dosis de violencia, los diálogos rudos y el hecho estar narradas en primera persona por los propios protagonistas, con gran abundancia de textos de apoyo que, pese a todo, no hacen pesada la lectura.

Son historias con mucha fuerza que te anudan el estómago y te congelan el aliento, si bien no son en realidad los guiones el punto fuerte de 'Sin City'. Si por algo este cómic es indispensable es por su magistral uso del blanco y negro, de los claroscuros, sugiriendo siluetas en lugar de perfilarlas por completo.

Este peculiar grafismo configura la atmósfera perfecta para adentrarnos en la cruenta realidad de la ciudad del pecado. Un entorno blanquinegro salpicado en ocasiones por otros tonos diferentes, como el amarillo en el caso de la historia 'Ese cobarde bastardo', en donde Miller juega con el significado de yellow, que también puede entenderse como “cobarde” en inglés.


Otro punto a destacar es que el cómic tiene su propia banda sonora, compuesta por multitud de referencias musicales que el autor va desperdigando a lo largo de sus guiones. Referencias dedicadas sobre todo a la música country, pero no al country hortera de los garitos sureños yanquis, sino el country de corazones desgarrados, solitarios impenitentes y noches bañadas por la luna llena.

En 2005 Robert Rodríguez acometió la tarea de llevar 'Sin City' al cine, y lo hizo con un resultado estupendo, conjugando las diferentes tramas de la serie y aportando a cada fotograma el dinamismo propio de los cómics. Jugó también en la fotografía con el contraste entre colores cálidos y el blanco y negro dominante, una estética que el propio Miller quiso imitar en su horripilante película sobre 'The Spirit'.

Recientemente Norma Editorial ha recuperado la obra completa de 'Sin City' en dos gruesos tomos muy recomendables para cualquier aficionado del cómic noir. De hecho, leyéndola de seguido es como mejor se disfruta, pues aunque cada historia tiene un sentido completo por separado, lo interesante es cómo todas ellas se van hilando para dar forma a la tenebrosa telaraña de Basin City.

Título: Sin City
Autor: Frank Miller
Editorial: Norma
Precio: 34.95 euros (cada tomo de la edición integral)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada